Se sabe que las especies de salamandras secretan toxinas de las glándulas de su piel, que pueden ser venenosas si se ingieren, pero en general pocas especies son peligrosas para los grandes mamíferos como los humanos. Asimismo, la salamandra turca es inofensiva.